martes, 4 de diciembre de 2007

La momia borracha

Un noche de luna llena, ese día había sido un día de lluvia y nubosidad. En un museo de el antiguo Egipto donde estaba lleno de momias, sarcófagos, y todo tipo de artilugios egipcios. Era un día especial porque el museo se abría por la noche, como nunca se había hecho.
Cuando toda la gente estaba dentro del museo de repente se apagaron las luces y un terrible sonido se escucho en el fondo del museo. En una esquina se encontraba un sarcófago y lo raro era que estaba abierto todo lleno de gotas que no se sabía de que eran.
De repente volvió la luz y allí estaba una momia con una botella de whisky en la mano. Ella no se aguantaba de pie de vez en cuando se caía al suelo. Era impresionante la mayoría de la gente se fue corriendo menos los periodistas y los empleados del museo.
Era una gran noticia una de las mejores en estos últimos siglos. Ahora solo quedaba analizarla y intentar volverla al sarcófago. Ahora mismo es uno de los mejores museos y la momia no saben si va a volver a resucitar o se quedara así para siempre.

1 comentario:

Papá Pitufo dijo...

Bien, bien, el ambiente va mejorando. Se cuela alguna faltilla, pero se nota que los textos públicos los trabajáis más. Enhorabuena.